FANDOM




Un Poco De Mí Editar

Me llamo Dimitri yencovski y tengo 33 años, vivía en Rusia en un pueblo llamado oruzhiye (en ruso, armas), que en tiempos de guerra servía de despensa de armas y entrenamiento militar. Gracias a esto posee una de las mejores escuelas militares del país, a la que alguna vez quise entrar pero me lo prohibieron, ya que nací sin un riñón, es una malformación o "mutación”, de la cual se vive sin problemas ya que el riñón que si poseo suplanta la función y el espacio del que falta, pero si se lesiona o sus funciones quedan obstruidas y no se encuentra algún donante pronto mi muerte es segura. Viendo mi imposibilidad de entrar a dicha institución iba con mis amigos al club de puntería y caza, donde obtuve mis títulos de maestría con pistolas y armas de asalto, también gane varios torneos y con uno de ellos un increíble premio, un mes de cacería con mis amigos, a Ucrania (cerca de la frontera) para la temporada de lobos, osos y aves de la zona.

El Viaje Editar

Investigue sobre las leyes de cacería y restricción, las cuales me prohibían llevar armas de alto calibre y armas de uso militar, algunas especies en peligro de extinción, reservas de animales y zonas prohibidas por el gobierno ya que a varios kilómetros se encontraba la central nuclear de Chernóbil. Descargue el mapa, junto con las zonas de restricción y con la lista de animales prohibidos para evitar todo tipo de confrontación con las autoridades ya que Ucrania tenía fama de no tratar bien a los delincuentes menos si estos eran extranjeros. El viaje lo pasaría con mis amigos del club, Vladimir, Jhon e Iván, consistía en un mes de cacería con no más de 10 acompañantes, a los cuales se les brindaban 50.000 rublos, un equivalente 1.500 dólares, para la munición y otras cosas relacionadas con la caza (el resto de prioridades como comida y alojamiento no venía con el premio); el mejor rifle que poseía el club "el Remington modelo 750 carabine" me tocó a mí por haber sido el ganador del torneo, que venía con una serie de accesorios especiales para los animales de la temporada. El viaje tenía un estimado de 7 horas para el cual tenía preparado mi lista de animales en peligro de extinción para memorizar, algunas horas de música y dos libros cortos, cortesía de mi familia, el resto del viaje pensaba descansar. Era el día y me estaba preparando, el rifle, dinero extra, una tienda, ropa, equipo, comida y agua suficientes para un mes, aunque también Vladimir traía cañas e Iván era un excelente chef. Todo estaba listo me despedí de mi familia y con ese pequeño pesar me dirigí hacia el club para clamar mi premio, buscar el dinero y a mis amigos para pasar lo que sería una fabulosa experiencia. El viaje fue algo extraño los pasajeros estaban todos callados y la mayoría eran hombres, parecían nerviosos y ese nerviosismo me lo trasmitieron a mí los únicos que hablan eran mis amigos que por suerte les toco el asiento juntos, en cambio a mí me tocó un compañero de asiento desconocido, era una mujer de aproximadamente 25 años que extrañamente tenía el pelo corto hasta el cuello, se llamaba Varvara Bondaruck y provenía de Belarus, durante el trayecto hablamos y me conto el porqué de su viaje que era una soldado que iba a ucrania a entrenar tácticas especiales, desarrollo de tropas e inteligencia militar para subir su rango lo máximo posible, me dijo que desde pequeña quería ser militar como su familia, ya que la educaron en escuelas militares de lo más estrictas, gracias a eso una vez inscripta en las fuerzas armadas de su país fue ascendida a sargento y recibió una beca desde ucrania para entrenar y estudiar en una prestigiosa academia. Una vez en el aéreo puerto de ucrania nos despedimos, ella se fue con un pelotón que la esperaba, yo y mis amigos nos dirigimos a la agencia de transportes para ir a la ciudad de Sumy sumy , una vez en la ciudad fuimos a comprar lo necesario para la caza y la estadía , una vez todo listo volvimos con la agencia para que nos llevara a el bosque de Bytyskyy, en la agencia entregamos el cupón que acordaba que en un mes estarían a las 9hs aproximadamente para irnos de ahí, nos presentaron al chofer Taras Volkey y el acompañante Andri Kopel. El viaje fue largo con un aproximado de 6 horas de viaje y descansos hasta salir de la reserva y entrar en territorio apto para cazar. Cuando llegamos ´pudimos apreciar la increíble vista, el bosque otoñal con un poco de nieve proveniente del invierno, las colinas y la gran cantidad de biodiversidad que habitaba allí, sin duda un maravilloso lugar. Preparamos el campamento, Jhon la fogata, Vladimir hacia un conteo de todo, Iván y yo preparamos las armas, las cañas y el equipo (linternas, baterías, GPS, mapas, cebo, trampas, etc.). Paso la primera noche. De día fuimos a revisar las primeras trampas de osos, no hubo nada raro así que nos dirigimos al norte para intentar cazar unas cigüeñas que solían anidar allí; Subimos la colina y esperamos a que aparecieran, luego de un par de horas las vimos salir y logramos cazar tres, pero no tenían tanta carne así que acordamos ir a pescar al rio que se encontraba a media hora a pie para compensar el tiempo colocamos trampas de conejos solo por si no pescábamos nada, también podríamos aprovechar la carne como sebo al regreso las revisaríamos; Cuando llegamos eran las 4:30, decidimos volver a las 6:00 y llegar media hora más tarde. Después de unas horas de pesca me quede dormido, por amenos dos horas y estaba anocheciendo, cuando me despierto mis amigos no estaban, me levanto y reviso las cosas, todo estaba en su lugar, solo faltaban mis amigos giro mi cabeza y escucho lo que sería un oso, con una leve distorsión en su rugido seguido de los gritos de Jhon, entre en pánico, mi corazón empezó a latir más fuerte y mi cabeza me decía que corra a ayudar pero mi instinto me decía que me esconda decidí correr a ayudarlo sus gritos me lo decían todo, estaba sufriendo, no pensé más tome mi rifle y corrí todo lo que pude, siguiendo la trampas, algunas estaban destrozadas al igual que los conejos, deduje que por esas trampas paso el oso, así que las seguí, pero en un momento deje de divisarlas, estaba perdido deje de correr e intente escuchar los gritos de Jhon, en el silencio escuche un crujido de hojas leve que se escuchaba detrás mío, me paralicé, y cuando estaba a punto de girar siento un peso en mi espalda que me hace caer, seguido de las risas de mis amigos, todos lloraban de la risa, me levanto y le doy un buen golpe a cada uno, tenían la broma preparada desde antes de llegar para “celebrar” mi victoria, en aquella competencia, usaron un reproductor para simular los rugidos del oso y Jhon gritaría. De regreso, como teníamos planeado, revisamos las trampas de los conejos, solo encontramos dos conejos intactos, el resto estaban hechos un despojo de carne, entre todos dedujimos que podía ser un oso, pero lo descartamos por que las huellas que se veían eran pisadas de botas, así que pudo haber sido cualquiera de nosotros al haber pisado cerca sin darnos cuenta, aunque siendo así las pisadas estaban frescas; No le dimos mucha importancia, ya que no cazaríamos por esa zona, pero no obstante dejamos un par de trampas de lobos y osos para asegurarnos de que no se acercaran al campamento.

La Caza de los Perdidos Editar

Paso la segunda noche. De día fuimos a revisar las trampas que colocamos cerca para ver si la carne de conejo atrajo a otros animales, ningún animal se asomaba, pensamos que era producto de que se estaba pudriendo y podría arruinar la caza, además el olor aria un tormento la estadía, así que tomamos lo que nos pareció “factor de mal olor” y lo mesclamos con la carnada y el sebo los cuales ya teníamos un método para mantenerlos frescos. Al concluir con la tarea decidimos ir a cazar pero esta vez en grupos de a dos, para competir entre equipos, el que cazaba más y mejor ganaría, el premio no estaba decidido, suponíamos que dinero o algún trofeo de los que poseía cada uno, Como yo era el más experimentado elegí a Iván, porque era el que menos trofeos tenía y recién se había incorporado al club, Vladimir era el único quien me podía superar, además estaba con Jhon ninguno de ellos tenía tantos trofeos como yo pero sin duda eran unos buenos oponentes, Ivan era algo inexperto pero confiaba en él, sin embargo le di uno de mis rifles especiales para cazar jabalíes con esa estrategia seguramente ganaríamos la competencia, lamentablemente el clima nevado y el intenso bosque impedía comunicarnos con el otro equipo pero servía para comunicarnos entre compañeros si alguno se perdía. Con todo preparado nos separamos y nos dimos buena suerte, el grupo de Vladimir-Jhon se iría por el este y yo e Iván por el oeste, acordamos vernos en el campamento a las 8pm Eran ya las 3:00, Iván había cazado a un jabalí mediano y se enorgulleció mucho, por mi parte un águila y dos cigüeñas ya que le prestaba más atención al cielo porque mi meta era cazar un urogallo ucraniano, el cual era raro encontrarlo en bosques, pero sabía que si seguíamos más hacia el oeste cerca de una reserva los podríamos cazar (sin entrar en la zona ni tampoco disparar cerca de esta) A las 5:00 ya estábamos suficientemente cerca y logre cazar un par de ellos pero con una consecuencia, a mi GPS le quedaban pocos minutos de batería y si bien teníamos un mapa no poseíamos brújula (error mío), haciendo imposible la ubicación; Aprovechando los últimos minutos del aparato tracé una ruta en el mapa, la cual no serviría de mucho pero si nos lográbamos ubicar lo suficiente como para no salirnos demasiado de los limites podríamos llegar para las 9:00, con este nuevo plan nos dimos la vuelta y seguimos el mapa con la ruta, la poca batería del GPS (la cual duro más de lo esperado) nos introdujo más adentro del bosque en las zonas donde era difícil ubicarse, porque no podíamos ubicar los puntos cardinales en dirección al sol, por el denso bosque, estábamos en lo profundo del bosque donde no había mucha luz y cada claro era una bendición ya que si era lo suficientemente grande lo podíamos ver en el mapa. Eran las 6:00 y estábamos perdidos, gracias al GPS nos desviamos de los claros haciendo inútil el trazado en el mapa, eran ya las 7:00, y todo estaba oscuro las linternas no servían de mucho ya que los arboles abundaban y la luz se atoraba en el denso bosque impidiendo ver más allá de dos metros, el bosque era peligroso por lo que que decidimos acampar. Improvisamos una tienda con ramas, troncos, ropa y frazadas colocamos nuestras mochilas y nos preparamos para dormir. En ese bosque los ruidos, insectos y animales hacen que dormir sea imposible por lo que decidimos solo descansar y hablar ente nosotros sobre qué hacer al día siguiente. Cerca de las 12:00, en pese a escuchar sonidos raros, pensé que era producto de mi mente jugando con migo pero paso a otro plano cuando Iván en peso a asustarse también, decidimos ir a investigar ya que si era alguna criatura ella nos podría cazar primero, nos llenamos de valor, tomamos mi rifle y salimos a ver qué era lo que producía tales sonidos al salir de la carpa vimos unas sombras que se movían a la distancia, parecían acercarse así que decidí darles caza, me prepare para apuntar colocando la mira en mi ojo y la linterna hacia adelante, por un momento todo se calló como si el bosque quisiera que matara a tales siluetas de al fondo, nada se escuchaba, todo era silencio hasta que algo interrumpió la tranquilidad, era un sonido único un sonido aterrador que jamás había escuchado antes, un frio desagradable recorrió mi espalda y me hiso sentir el temor y el pavor que jamás sentí con tanta fuerza, un peligro latente que parecía venir de todos lados, no era un rugido de animal ni siquiera de algo que coincidiera con el bosque, era bajo, no era ruidoso era una advertencia, por desgracia y a mal de Iván, lo comprendí muy, muy tarde. Mis sentidos se estremecieron, el peligro me paralizaba, el sonido se repitió de nuevo pero más fuerte Iván comenzó a gritar. Cerré mis ojos insinuando que todo era un sueño, tratando de salirme de esa realidad que me atemorizaba tanto, para mi sorpresa todo se calló Iván ya no gritaba, por unos momentos todo fue silencio pero algo irrumpió esa paz, esta vez era otro sonido, el sonido que produce uno objeto al entrar en un cuerpo y rozar los huesos, seguido de un último suspiro ahogado de Iván como si intentara pero no pudiera, ya no lo soporte más, me di la vuelta con suma violencia de la obscuridad solo se notaba el cuerpo de Ivan suspendido en el aire con una especie de estaca puntiagudo gigantesco que salía de su espalda baja acompañado de unos luminosos ojos amarillentos inyectados en sangre, baje el rifle y apunte con la linterna hacia Iván, para ver si hacia un movimiento pero solo pude ver como sus ojos si desplazaban lentamente hacia arriba , subí la linterna intentando ver que era lo que lo atravesaba y la criatura arrojo a Iván hacia mí, lo que hiso que perdiera mi equilibrio y callera mientras me desplomaba apreté el gatillo soltando un disparo, al tocar el piso quite el cuerpo de Iván de encima mio y tan rápido como pude corrobore lo que ya sabía, Iván estaba muerto, entre en shock. A lo lejos pude escuchar unas marchas y unas linternas me segaban, eran militares y le estaban disparando a la criatura que callo acribillada al suelo, luego de la balacera fijaron su atención en mí y se quedaron apuntándome con sus rifles, uno de ellos me ofreció su mano para que me pudiera levantar lo ignore porque aún seguía en shock, el me tomo de mi brazo y me jalo hacia arriba, me abofeteo para que reaccionara levante la mirada y al poder apreciar mejor lo que estaba sucediendo note que su casco y uniforme eran distintos al de los demás militares, supuse q era una señal de su rango, me miro de arriba abajo y se puso a hablar con su camarada de al lado el cual parecía enojado, luego de unas subidas de tono que salían de la discreción que aparentaban el resto de los militares disimuladamente empezaron a señalarme y murmurar entre ellos hasta que por un instante se callaron y el militar que me ofreció la mano me miro con pena, se dio la vuelta y su compañero con el que estaba ablando tomo su rifle y me dio un golpe en la nariz con la culata, caí al piso y me desmalle.

El Bosque Rojo Editar

Desperté, muy adolorido, tenía rota la nariz, mis oídos zumbaban y mi cabeza daba vueltas, logre pararme con dificultad y me apoye en un árbol para mantener el equilibrio espere a que se me pasaran las dolencias y coloque mi nariz en su lugar, cuando mi vista se normalizo me di el tiempo de analizar mi estado y el paisaje donde me encontraba. El suelo estaba echo de sangre y los arboles la goteaban, un escenario que podía enloquecer a cualquiera, mi respiración se aceleró y por poco entre en shock, al cabo de unos minutos de desesperación el paisaje comenzó a tomar sentido me di cuenta que mi cabeza me estaba haciendo alucinar, en realidad solo eran hojas, hojas de pino que caían, estaban en el suelo y en los árboles. En pese a moverme mirando este extraño bosque en donde me encontraba, buscando algo que me pareciera familiar o donde me pudiese ubicar, pero resulto en vano, decidí explorar en mis bolsillos y mi ropa para hacer un conteo de las cosas que tenía en mis bolsillos, encontré un cargador de mi rifle, dos baterías (AA) las cuales tenía para recargar mi linterna la cual no tenía, un encendedor de pedernal que estaba desgastado y en mi cinturón de caza (para guardar cargadores, brújulas y un cuchillo para caza) había con un cuchillo, solo que en vez de estar mi cuchillo había otro, lo desenfunde y mire que en la hoja había un grabado que decía “cuando te encuentres en la obscuridad sigue la luz” del otro lado de la hoja había unos nombres “Alexandre Musharova – Migael Musharova -” busque familiaridad a los nombres, pero en ese instante fue cuando me di cuenta de que los pinos naturalmente no son rojos. No quise desperdiciar más luz de día, al menos la hoja del cuchillo estaba más afilada y era mejor que el mío, la guarde y seguí buscando en el resto de mis bolsillos, encontré unas 3 barras energéticas que me había dado Iván y un mapa que tenía unas pocas salpicaduras de sangre, el mapa mostraba la central nuclear de Chernóbil, la enorme ciudad de Pripyat que se encontraba al lado y el bosque rojo que se encontraba mayormente dentro y un poco fuera de la ciudad que formaba, la gran superficie de 500kmñ, encerrada en una barrera gigante que rodeaba el inmenso perímetro lo alto y hondo de la barrera y otras cualidades, como que estaba electrificada, también acerca de la central como que se extendía por debajo de la tierra y sus verdaderas medidas, y una descripción de unas criaturas, aunque no decía mucho era más de lo que yo sabía, comentaba lo peligrosas que eran decía que hay guardar distancia ya que su oído es extremadamente sensible y su principal objetivo era consumir un químico al que llamaba “voln-31” el cual parecía abundar en la central. Revise una vez más mis bolsillos y las cosas q había encontrado, para asegurarme de que no me olvidaba nada; Con todo arreglado señale en el mapa puntos de referencia y una ruta que me llevaría a la ciudad de Pripyat para conseguir el refugio, agua y comida que necesitaba, el camino iba a ser difícil me tendría que arreglar con lo que pudiera encontrar, al reverso había unas notas y apuntes que decía todo


El Camino Editar

Camine lo que parecía 10km, estaba un poco cansado y ya estaba por anochecer por lo que decidí dormir. Me subí a un árbol que me pareció cómodo, coloque mi abrigo como frazada y mi mochila como almohada e intente dormir, la noche era tranquila no se percibían más ruidos que los del viento y las hojas del árbol era perfecto para descansar Alrededor de la 1 pude percibir sonidos que me despertaron, eran alarmantes y en cantidad, al cabo de algunos minutos pude apreciar una gran horda de criaturas que se dirigían hacia mí, tome mi cuchillo y me oculte tratando de no hacer el mínimo ruido esperando a que pasaran por suerte no se percataron de mi presencia y siguieron con su camino, una vez que deje de escucharlos me relaje e intente dormir nuevamente. A la mañana desperté un poco adolorido, supuse que fue por mi estadía en el árbol baje y retome mi camino después de varios kilómetros me encontraba un poco sediento y decidí apartarme del camino para buscar agua, no tarde en encontrar una casa, estaba un poco desgastada con manchas de humedad y hongos sobresalían de las paredes y ventanas tome el picaporte y empuje del con sumo cuidado, entre con cautela pues no quería ser sorprendido por alguna criatura, una vez dentro pude escuchar a alguien gimiendo o respirando con dificultad no pregunte por alguien pues podría producto de una de esas criaturas, estaba en lo cierto una de esas criaturas estaba devorando el cadáver de unos militares me acerque sigilosamente y la mate clavando el cuchillo en su cuello después de eso escuche un grito y pasos de una segunda que corría hacia mí, me oculte en una esquina junto al marco de una puerta y cuando creí que tenía el ángulo preciso le clave el cuchillo limpiamente en la cien. Corrobore q no hubiera más criaturas y registre la casa, entre los militares había un mar de casquillos, junto a estos habían rifles totalmente descargados y algunas pistolas 9mm colt, con poca munición descargue a cada una para quedarme con la mayor cantidad de balas posible y tome la pistola que considere en mejor estado, en el montón de cadáveres había una mochila la abrí pensando que en esta estarían las cosas más útiles de los militares, lo que encontré fue una linterna con baterías solo que al probarla esta titilaba, en los bolsillos de al rededor encontré una pequeña cruz de madera con la típica inscripción católica en latín, guarde todo lo que encontré en la mochila y continúe buscando en la casa, en las demás habitaciones pude encontrar unas pocas bebidas alcohólicas que estaban en una despensa para vinos y algunos trapos los guarde ya que podría combinarlos como un botiquín improvisado, en este punto me sentí con sed y aunque deseaba saciarme con las botellas me contuve por que como prioridad estaban las heridas además no me saciaría como lo aria el agua, sin contar con los efectos que me produciría. Al salir de la casa la trabe con una silla para evitar que ingresara nuevas criaturas, de regreso al camino mire a la casa nuevamente para asegurarme de no olvidarme de nada y sobre esta pude visualizar un tanque de agua sin dudarlo regrese a la casa escale por una ventana subí el marco de esta y con esfuerzo llegue a la cornisa del tejado, al subir asome mi cabeza al tanque, una tapa de concreto lo sellaba no era muy pesada por lo que quitarla no supuso gran esfuerzo, al retirar la tapa pude ver que en el fondo había agua, lamentablemente era muy hondo rápidamente ate todos los trapos que pude para confeccionar una cuerda y al extremo de esta ate una botella vacía, la arroje pero al tocar fondo esta se rompió, comprendí que el tanque no contenía demasiada agua, probé nuevamente esta vez dejando caer suavemente otra y conseguí llenar la botella, el agua que extraje no era del todo clara pero no tenía olor y tampoco sabía extraño, ya estando satisfecho llene las botellas las tape con los trapos y las guarde en la mochila Aproveche la vista para visualizar a la distancia y poder ubicar un punto de referencia, en cambio logre ver un grupo de militares no muy lejos de mi posición, en ese punto tuve que decidir qué hacer, si seguirlos a la distancia o correr hacia ellos en busca de ayuda, determine que si ellos me dejaron es tales circunstancias volverían a hacerlo por lo que descendí de la casa y comencé a seguirlos, sea donde me condujeran sería más rápido llegar que por mi cuenta.

La CiudadEditar

Los militares me condujeron por una serie de atajos que redujo los kilómetros que tenía planeado recorrer en un principio, al llegar a la ciudad me separe de ellos para buscar provisiones y posteriormente planear un escape de la ciudad, ya estaba anocheciendo así preferí a buscar alguna casa donde pasar la noche, había una que era ideal por su pequeño tamaño y su ubicación alejada del centro de la ciudad, decidí instalarme allí, junte ropa y sabanas que había en un ropero y la acomode para formar un “colchón” bastante cómodo, mi falta de energía me impidió seguir con el resto de tareas así simplemente me acomode sobre el colchón y me quede dormido Al día siguiente me dispuse a concluir con las tareas pendientes, comencé con buscar las necesidades básicas agua y comida, retome buscando en la casa no encontré más que una cantimplora en buen estado que estaba llena de algún alcohol avinagrado, la vacié y rellene con el agua de dos botellas enteras. La casa ya no tenía nada más que ofrecerme por lo que no quedaba más opción que salir a la ciudad, el hambre me obligo a comer las barras de Iván estas solo me dieron más hambre por lo que salí rápidamente, oculte todas las botellas en el ropero vacío y guarde en la mochila la cantimplora con dos trapos y la botella de vino más grande, la colt era un poco grande para el cinturón pero con un poco de fuerza logre que se abrochara antes de salir saque el mapa y marque algunos puntos que me parecieron interesantes para explorar. Al salir trabe la puerta con lo que pude encontrar y comencé la búsqueda, el punto más cercano estaba a tres manzanas de la casa el mapa lo hacía parecer una escuela por lo que imagine que podía encontrar comida en la cantina del lugar. Explore los negocios que estaban de camino, la mayoría estaban vacíos y desordenados otros estaban repletos de cadáveres incluso en algunos había criaturas; no encontré nada que m sirviera así que continúe hasta llegar al colegio. En la puerta había cadenas y candados acompañados por muchos carteles algunos te advertían sobre la cuarentena otros decían los requisitos que había que tener para entrar, y otros decían que no debías ingresar por ningún motivo, no escuche a las advertencias y con un disparo a los candados entre, al empujar la puerta oxidada pude ver el horror, todo estaba lleno de sangre, cadáveres y criaturas muertas las sensaciones eran indescriptibles tal escena perturbaba casi todos mis sentidos el olor a putrefacción, la sensación del suelo pegajoso el susurro fantasmal provocado por las corrientes heladas de aire que aun corrían por ahí simplemente me quería ir pero el hambre era inaguantable y aun así con el estómago vacío cubrí mi boca para evitar vomitar intente concentrarme en buscar la cantina, pude ver un pasillo, no sabía si me iba a dirigir a la cantina pero las ganas de irme me obligaron a salir de ahí, la desesperación me hizo correr, hasta chocar con la puerta del pasillo, esta se abrió con brutalidad, por suerte la puerta golpeo unos cuerpos que estaban en la pared y evite que se produjera más ruido. explore la nueva sala que por suerte tenía menos cuerpos y menos sangre, continúe adentrándome en ese colegio cada vez más desesperado por encontrar algún sustento, recorrí lo que me pareció una infinidad de pasillos, hasta que por fin encontré un cartel donde parecía que simbolizaba una cantina, mi estómago empezó a gruñir por el hambre y la satisfacción de poder comer, con mis pocas energías intente llegar lo más rápido hacia la cantina siguiendo carteles y señales, una vez allí intente abrir la puerta, pero un charco de sangre debajo de esta me hacía caer, tome una tubería y forcé la cerradura haciendo palanca, cuando se abrió caí y el montón de cosas que estaban haciendo barricada detrás de la puerta callo era un montón de sillas, mesas y carretillas haciendo un gran estruendo corrí hacia la primera puerta que vi, para mi alegría nadie ni nada escucho el estruendo, una vez tranquilo me alegro saber que aquel lugar era la cocina con un montón de hornos lavados y refrigeradores viejos, abrí el primer un refrigerador que vi este estaba lleno de verduras, algunas podridas otras sobrevivieron al echar raíces, tome todo lo que me pareció comestible luego abrí un horno y no encontré mas que sartenes y ollas abrí el siguiente horno que en este había una bombona de gas probé si estaba llena pero un leve silbido moribundo derrumbo mis esperanzas de comer caliente me asome a un lavado y no había nada, abrí el refrigerador que estaba al lado de este y estaba lleno de carne putrefacta que irrito mi nariz cerré la puerta del refrigerador y me eche para atrás, escuche un sonido sospechoso que me dio un poco de miedo y me asome a la ventana de la puerta, y allí había a una criatura chocando con el montón de sillas y mesas, me puse más nervioso y comencé a buscar más rápido dentro de un lavado encontré un cuchillo de cocina sin mango y oxidado lo ignore y continúe buscando vi de vuelta por la puerta y la criatura ya no estaba, el hecho de no ver a la criatura me puso aún más nervioso de lo que estaba, me abalance sobre las alacenas y empuje todas las latas y cajas que había hacia adentro de mi mochila la puerta de la cocina se abrió con suavidad rechinando, me paralice, lentamente gire la cabeza observe a la criatura esta se movía errática pero sigilosamente, sin dejar de vigilarla quite mi brazo con suma sutileza pero al hacer esto empuje una lata y esta callo haciendo ruido, los ojos de la criatura cambiaron a amarillos y corrió hacia mi totalmente desatada y salto sobre mí, me empujo con tal fuerza que rompió un lavado y de este callo el cuchillo sin mango, ese golpe me dejo mareado pero consiente la criatura que estaba en el suelo se arrastró y se abalanzo sobre mí, tome el cuchillo por la parte del filo cortándome la mano esto me hizo soltarlo, la criatura ya estaba al lado, me tomo del pecho e intento morderme el cuello pero la detuve sujetándola de su hombro mientras intentaba agarrar el cuchillo nuevamente, con sus manos intentaba golpearme y rasguñar pero solo nos hacía deslizarnos por el piso hasta llegar nuevamente al cuchillo esta vez lo tome por la parte donde debería ir el mango y con un movimiento rápido se lo clave en el cuello, la criatura comenzó a retorcerse y eso abrió aún más la incisión hasta separar el cuerpo de cabeza, una lluvia de sangre surgió de su cuello que empapo mi ropa, cara y la mitad de la cocina, la quite de encima mío totalmente asqueado y me levante, aun adolorido por el primer golpe rápidamente tome mi mochila y todo lo que pude del suelo, salí corriendo tan rápido como pude, cuando abrí la puerta de la cantina vi a cientas de criaturas caminando por los pasillos, me detuve en ese instante, pero ya había echo demasiado ruido retrocedí pateando las sillas y con un portazo detuve a la horda que empujaba con brutalidad la puerta, tome una silla y trabe las puertas con una de sus patas, eso me dio algo de tiempo como para visualizar una ventana en la cocina corrí tan rápido como pude y rompí la ventana lanzando mi mochila, la horda ya había entrado se percataron de mi presencia rápidamente y corrieron desaforadamente hacia mí, con mis últimas energías di un salto para alcanzar la ventana pero uno de ellos me tomo del pie lo que me dejo entre la cocina y el exterior los cristales de la ventana perforaron la campera y podía sentirlos rasguñando mi piel, de una fuerte patada lo empuje hacia atrás a la criatura y a unas otras q estaban entrando, caí afuera de la escuela en una calle desolada, me quede en el suelo unos segundos hasta sentir que podía pararme nuevamente me quite las pequeñas astillas de cristal de mi estómago y algunas de mi campera antes de continuar, cuando me di cuenta estaba anocheciendo mire mi reloj y ya eran las 7pm ya era muy tarde, y trate de llegar a mi casa lo más rápido posible, después de pasar la primera manzana los empecé a escuchar y luego a ver a las miles de criaturas salían de las casas y negocios, comencé a trotar luego a correr hasta que por fin llegue a mi casa.

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.